The Guardian elogia la sorprendente reducción de la desigualdad en Bolivia

0
41
El diario británico The Guardian elogió la “sorprendente disminución de la desigualdad” en Bolivia en los más de 13 años presididos por Evo Morales, quien impulsó medidas como la redistribución de los ingresos a través de bonos y rentas e inyectó una mayor inversión estatal.
En el artículo titulado Cómo un presidente populista ayudó a los pobres de Bolivia, pero se construyó un palacio, se muestran cifras y la vida de la población nacional.
Por ejemplo, Inocencio Carvajal López, uno de los entrevistados por Oliver Balch, dijo: “Este país ha logrado un tremendo progreso con nuestro hermano Evo a cargo”. López describió a Morales como el primer presidente indígena de Bolivia y “uno de nosotros”.
“El palacio, los helicópteros, los aviones, gracias a esto el mundo exterior ahora puede ver que nuestro gobierno está desarrollando”, indicó.
López, cuyo sombrero de ala ancha lleva el emblema del partido gobernante, el Movimiento Al Socialismo (MAS), no está exento de sesgos políticos.
Sin embargo —sostiene The Guardian— los números duros lo confirman. El porcentaje de personas que viven en la pobreza en este Estado sudamericano sin litoral pasó de 59,9% en 2006, cuando Morales llegó al poder, a 34,6% en 2017, con una pobreza extrema que se redujo de 38,28% a 15,2% en el mismo período, según cifras del Gobierno.
Las estadísticas de Bolivia coinciden con una tendencia sorprendente asociada con los líderes populistas, particularmente en América Latina. Su tiempo en el gobierno se correlaciona con una disminución significativa de la desigualdad económica, según una nueva investigación realizada por científicos políticos.
El grupo académico Team Populism descubrió la correlación en un análisis de la base de datos Global Populism, que rastrea el discurso populista de los líderes mundiales.
En el caso de Bolivia, el diario señala que la caída en la desigualdad durante la presidencia de Morales “fue más aguda que la mayoría” de los gobiernos progresistas de la región.
David Doyle, profesor asociado de la Universidad de Oxford, sostiene que, en las últimas dos décadas, los niveles de pobreza y desigualdad se han contraído en casi toda América Latina, inclusive en varios países que no tuvieron presidentes populistas.
La excepción en la historia de crecimiento inclusivo de la región es Venezuela, un país que ha sido dominado por presidentes populistas de izquierda, pero donde los avances sustanciales en la reducción de la pobreza en el pasado ahora se están erosionando rápidamente debido a la actual crisis económica.
Pero Bolivia es una historia diferente. Desde que Morales llegó al poder en 2006, la economía del país ha crecido a un constante 4,9% por año. Para un país que tuvo que ser rescatado por sus prestamistas extranjeros solo un año antes de que Morales asumiera la presidencia, ese éxito macroeconómico marca un giro increíble. Pero aún más notable es el hecho de que este éxito está alimentando a los segmentos más pobres de la sociedad.
Oliver Balch comenta en el artículo que caminó “alrededor de la metrópolis montañosa de La Paz y la evidencia está en los bulliciosos mercados, los atestados patios de comidas, las colas para el cine. Solo que no tiene que caminar, porque una inteligente red de teleféricos austriaca ahora conecta toda la ciudad”.
Si bien Bolivia parece haber sufrido una transformación económica, el lenguaje del presidente Morales sigue siendo como siempre lo fue. En un discurso difundido ampliamente en enero para conmemorar el décimo aniversario de la Constitución revisada del país, Evo —como se lo conoce en Bolivia— se dirigió a su audiencia como “hermanos” no menos de 34 veces.
Después de recuperar una larga lista de los logros de su gobierno, regresó a sus raíces populistas. “Los pobres y los humildes seguirán siendo una prioridad para el Estado; es para ellos que hemos ganado las elecciones”, dijo. “Nunca más los extranjeros se apoderarán de nuestros recursos naturales”, declaró triunfante. “Nunca más una Bolivia humillada”.
Esa retórica juega bien con sus partidarios, cuyo núcleo proviene de las filas de los trabajadores rurales pobres y sindicalizados de Bolivia. Pero incluso las clases profesionales luchan por negar que la vida ha mejorado notablemente.
Carreteras de asfalto, centros comerciales, gasolina subsidiada, una moneda estable y el salario mínimo son algunas de las mejoras citadas por Julio César, un ingeniero de Cochabamba.
“No soy del MAS (el partido gobernante), pero mis hijos ahora van a una buena universidad y por fin puedo comprar una nueva casa”, dice César, quien ahora trabaja en una refinería estatal, pero por muchos años tuvo como medio de vida el empleo de soldador en su garaje.
Más datos
Pero el éxito macroeconómico no se traduce necesariamente en una reducción de la desigualdad económica. Venezuela es prueba de eso. A pesar de sus enormes reservas de petróleo y gas, más de la mitad (55,6%) de su población aún vivía en la pobreza antes de que Hugo Chávez llegara al poder.
La pregunta es a menudo: ¿cómo los gobiernos bendecidos con el auge deciden gastar sus inesperadas bonanzas? La redistribución de la riqueza se encuentra en el corazón de la ortodoxia económica de izquierda. Algunas de las políticas redistributivas más emblemáticas son los esquemas de transferencia de efectivo, como Bolsa Familia en Brasil y el Bono de Desarrollo Humano en Ecuador.
A diferencia de los regímenes tradicionales de bienestar que cubren a todos contra riesgos genéricos, como el desempleo o la enfermedad, estas medidas de protección social están diseñadas para atacar a grupos vulnerables específicos. “Es una forma de traer mucha más gente a la red de bienestar social”, dice Doyle.
Millones de bolivianos pobres ahora son beneficiarios de transferencias en efectivo, con un enfoque particular en los ancianos, las mujeres embarazadas y las familias de bajos ingresos con hijos. El tamaño relativamente pequeño de estas transferencias (o bonos), sin embargo, no explica completamente el éxito de Bolivia en la reducción de la brecha de ingresos.
Para Ernesto Pérez, un economista de desarrollo de las Naciones Unidas en La Paz, una respuesta al éxito de Bolivia en la reducción de la desigualdad radica en el gasto estatal en infraestructura básica. Según sus propias cifras, el año pasado el Gobierno gastó $us 6,5 mil millones en escuelas, hospitales, centrales eléctricas, electrificación, irrigación y similares. En 2005, la cifra fue de $us 629 millones.
La inversión pública a esta escala genera empleos directos a través de la construcción, pero su impacto principal es aumentar la productividad, dice Pérez. “Es como los programas de posguerra que tuvieron lugar en Europa, solo que ahora están sucediendo en Bolivia 70 años después”.
Armando Ortuño, un analista político, argumenta que un factor que la economía ignora es el poder del propio liderazgo de Evo. “La sola presencia de tener un presidente indígena como Evo Morales en el poder ha tenido un efecto casi revolucionario… los techos simbólicos que existían antes ya no están allí”, dice.
Gladys Mamani Larico está viviendo esa realidad. La hija de 21 años de edad de padres migrantes pobres acaba de comenzar un curso de cocina en la empresa social La Manq’a. Identificada como indígena aymara por su pelo trenzado y sus faldas en capas, viaja tres horas en autobús a la escuela en El Alto. “En el futuro quiero establecer mi propio restaurante”, dice ella. “Otros graduados del curso han hecho eso, así que eso me da confianza de que también puedo hacerlo”.
Con las elecciones programadas para fines de octubre, el futuro también está muy en la mente de Evo Morales. Como uno de los pocos populistas de izquierda de la región todavía en pie, el Presidente boliviano tiene su trabajo por delante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here