Pablo Iglesias desvanece las dudas sobre los contactos previos a la formación del Gobierno. El líder de Podemos ha confirmado tras reunirse con el Rey que no ha mantenido negociaciones con Pedro Sánchez en pos de facilitar su investidura y ha explicado que no ha conversado con el presidente en funciones desde hace dos semanas. Deshace así el malentendido creado con el portavoz de los ‘comuns’, quien había afirmado que sí había contactos informales con el PSOE.

En su comparecencia de prensa tras la visita a Felipe VI, Iglesias ha deslizado que Sánchez puede estar retrasando el diálogo con los grupos parlamentarios para dilatar la fecha de investidura y tener más tiempo de conseguir el apoyo de Ciudadanos.  Por el momento, la Moncloa ya ha confirmado que el candidato socialista no comparecerá este jueves tras reunirse con el Rey y que tampoco tiene previsto hacerlo en las próximas horas, algo inusual, puesto que todos los representantes informan ante la prensa tras ese encuentro.

«Que Pedro Sánchez está buscando el apoyo de Albert Rivera es evidente. También parece evidente que no lo está encontrando. Rivera apuesta por un camino diferente», ha planteado Iglesias. El líder podemista ha vuelto a reivindicar una coalición de Gobierno progresista pero no ha respondido a qué hará su grupo si Sánchez le niega la entrada en el Ejecutivo. «No concibo que el candidato más votado llegue a la investidura sin cerrar los apoyos», ha opinado.

Albert Rivera ha reiterado que Sánchez no obtendrá ni su apoyo ni tampoco una abstención en segunda votación. Ha insistido en que el líder socialista debe acelerar la investidura. «Le pedimos a Sánchez que no se demore y que ponga en marcha el Gobierno. Le corresponde mover ficha y negociar ese Gobierno de España» , ha reclamado tras su audiencia con el Rey y ha argumentado que «tiene una mayoría posible y tiene que ponerse a trabajar».

Los presos

Laura Borràs, portavoz del JxCat,  se ha presentado en el palacio de la Zarzuela como «voz de Jordi Sànchez«, «altavoz de los presos» y «votante del 1-O» y le ha sugerido que ejerza de «árbitro» y descuelgue «teléfonos» para intentar solucionar el choque institucional en Catalunya por el independentismo. En una rueda de prensa en el Congreso, la diputada soberanista ha explicado que le ha planteado al Monarca si quiere ser un jefe de Estado «moderador» o se decanta por «el del discurso del 3 de octubre», en referencia a la alocución que pronunció dos días después del referéndum ilegal.

«Le he dicho que los catalanes no tenemos rey», ha sentenciado Borràs. Y ha comentado que ha afeado a Felipe VI que se convirtiera en «actor de parte» con ese discurso. «Hizo que muchas personas sintieran que el Rey estaba tomando parte en esta situación», ha afirmado.

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha criticado justamente que el Rey tenga que recibir en su ronda de contactos a los respresentantes de partidos independentistas. «Es una anomalía democrática que se le fuerce a recibir a organización política que han actuado como organizaciones criminales en el golpe de Estado de Catalunya», ha señalado. El jefe de los ultras también ha agradecido a Felipe VI su discurso del 3 de octubre que, a su juicio, fue «absolutamente histórico para poder detener el golpe» .

De menor a mayor

El Rey recibe también este jueves Santiago Abascal (Vox), Pablo Iglesias (Podemos), Albert Rivera (Ciudadanos), Pablo Casado (PP) y Pedro Sánchez (PSOE).

Felipe VI inició este miércoles estas audiencias recibiendo de menor a mayor en el Palacio de la Zarzuela a un total de ocho representantes de otras tantas formaciones con representación en el Congreso. El primero en inaugurar este ‘desfile’ fue el representante del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), José María Mazón, al que siguieron Joan Baldoví (Compromís), Juantxo López de Uralde (Equo) y Javier Esparza (UPN).

La sesión vespertina estuvo reservada para la diputada de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas; la representante de Galicia en Común, Yolanda Díaz; el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón; y el portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban.

Tanto ERC como EH Bildu se ‘descolgaron’ de la ronda de consultas. Los primeros porque mantienen su negativa a participar en encuentros con el Jefe del Estado, una ruptura que se agravó tras el referéndum del 1-O y el discurso de Felipe VI de dos días después, y los segundos porque no le reconocen como interlocutor.

Fuente: Mirada Transparente