Rusia está en contra de la injerencia en los asuntos internos de Venezuela, declaró el presidente ruso Vladímir Putin este jueves durante un encuentro con los principales jefes de los medios de información.

“Nosotros en general estamos en contra de la injerencia en los asuntos políticos internos de otros países. Consideramos que eso trae consecuencias muy graves, por no decir consecuencias trágicas, (…) es sabido que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones”, dijo el líder ruso, en el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF).

“Según la información que tengo, ni los aliados de EEUU apoyan la intervención militar en Venezuela”, agregó.

Putin recordó los ejemplos de Libia e Irak, países que “confirman perfectamente” el dicho mencionado, y llamó a “armarse de paciencia” y trabajar con “quien sea, con la oposición, con las autoridades actuales”, con tal de no interferir en los asuntos internos.

PATIO TRASERO
El Presidente ruso advirtió que los aliados de Washington también están en contra de una operación militar contra Caracas.

Al referirse a las sanciones contra Venezuela, el mandatario recalcó que, ante todo, perjudican a sus ciudadanos y a la economía nacional.

“La crisis en Venezuela debe ser resuelta por el propio pueblo venezolano, y es el pueblo quien debe decidir si (Nicolás) Maduro debe permanecer en el poder o no, mediante el diálogo, las consultas y la interacción entre diferentes fuerzas políticas”, destacó el Jefe de Estado.

Para Putin, esa vía de solucionar la crisis “es precisamente la que propone Maduro”.

Putin censuró la postura de EEUU, que considera que Venezuela y toda América Latina es su patio trasero.

“¿Por qué uno de los países líderes se permite esto (intervención militar en Venezuela), considerando todo el continente americano su patio trasero?”, dijo.

Desde Estados Unidos amenazaron en reiteradas ocasiones a Venezuela con una intervención militar.

SOBRE EL PERSONAL
Putin explicó que Rusia ya no suministra armas a Venezuela, pero continúa proporcionando el mantenimiento del armamento suministrado antes.

“En cuanto a nuestro personal en Venezuela: le vendimos armas de manera absolutamente oficial, hace tiempo que no las vendemos, pero (…) conforme a los contratos, debemos prestar servicio de mantenimiento de ese armamento. Estamos obligados a cumplir con los compromisos que asumimos en el marco de esos contratos”, dijo.

Preguntado sobre si Rusia decidió retirar su personal de Venezuela, Putin contestó que “es posible que nuestros especialistas, no solo militares, sino también en la industria, culminaron su trabajo: algunos se fueron, algunos volvieron a llegar”.

“No creamos bases militares ni enviamos tropas (a Venezuela), jamás lo hicimos, solo cumplimos nuestros compromisos en el ámbito técnico-militar”, subrayó.

El 3 de junio, Donald Trump comunicó que Rusia había informado a EEUU de la retirada de “buena parte de su gente”.

 

El Gobierno no tiene pagos atrasados

Vladímir Putin declaró que Venezuela no tiene pagos atrasados del préstamo que le concedió Rusia.

“Son unos 3.500 millones los compromisos crediticios de Venezuela ante Rusia, pero no hay pagos atrasados, Venezuela efectúa pagos por completo en plazos establecidos, cumple con sus compromisos crediticios”, dijo Putin al reunirse con jefes de agencias de noticias extranjeras en el marco del Foro Económico Internacional en San Petersburgo.

El mandatario ruso también constató que Venezuela redujo su producción petrolera.

El recorte petrolero está relacionado no solo con las sanciones estadounidenses, sino también con el estado de la propia industria en Venezuela, dijo.

La rusa Rosneft concedió a la venezolana PDVSA (Petróleos de Venezuela, S.A.) 6.500 millones de dólares en concepto de los futuros suministros del petróleo y sus derivados.

Fuente: SPUTNIK

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here